...........................................................................................................................................................................................................

...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................
...........................................................................................................................................................................................................

lunes, 23 de mayo de 2011

FALSA MORCILLA

Hace unas semanas estuve cenando en casa de mi prima María, que es una cocinera estupenda, y nos puso un montón de platillos riquísimos. Entre tanta maravilla, que ya intentaré que me pase la receta de alguna más, me quedé con una de ellas, entre otras cosas porque por aquellas fechas a mi hijo le dio por ser vegetariano, y esa receta me venía genial para él (y para mí, porque ya digo que me encantó). Es la Falsa Morcilla.

Os contaré cómo me dijo que lo hacía. No me dio cantidades, pero yo la he hecho en casa y he puesto las siguientes:

200 gr. de chalotas o cebollas tiernas

400 gr. de berenjenas sin pelar

70 gr. de aceite de oliva

50 gr. de piñones

1 cucharada colmada de orégano

1/2 cucharadita de cominos molidos

1 pellizco de canela

Sal y pimienta blanca

Y se hace de la siguiente forma:

Picamos las chalotas (o cebollas tiernas) y las berenjenas en daditos pequeños procurando que nos queden del mismo tamaño.

Calentamos el aceite y pochamos las chalotas un poquito (2 o 3 minutos). Añadimos el resto de los ingredientes y dejamos que se vaya haciendo poco a poco, sin nada de prisa, durante bastante tiempo y poco a poco.

Escurrimos el aceite si sobra y dejamos enfriar. Conforme se va enfriando va tomando un color más oscuro, como el de la morcilla.

Esta pasta la colocamos en un papel film, le damos forma de morcilla y lo metemos en la nevera.

Para servir, le quitamos el film y lo partimos a rodajas. Podemos presentarla sobre unas rebanadas de pan tostado y adornadas con cebollino o cualquier otra hierba aromática que tengamos a mano (perejil, albahaca, hierbabuena...) Y puede servirse a temperatura ambiente o con un golpe de microondas.

Seguro que si no decís que es berenjena, pocos lo averiguan, porque el sabor y la textura es como la de la morcilla!!.

3 comentarios:

  1. Ummmmm... Qué rico!!!!

    Esta me la apunto!!!! :-)

    Besitos!

    Berta.

    ResponderEliminar
  2. Buenísima, yo la he probado. Ale prima que mola mucho tu blog. Me hago fan ya...

    ResponderEliminar
  3. Animo primi, esta chulisimo y las recetas buenisimas

    ResponderEliminar